2 de julio de 2012

Primero pregúntese por qué está interesado en el Marketing por Intenet


Antes de hablar sobre las diversas maneras de utilizar el marketing online y los medios de comunicación social, usted debiera entender primero que hay que dedicarle tiempo a establecer metas medibles. Para esto, es necesario que antes de entrar en el "cómo", considere en primer lugar el "por qué" quiere hacerlo.

Cada vez que realizo un taller de Marketing por Internet, comienzo por preguntar a los asistentes por qué están interesados ​​en el marketing online. ¿Cuáles son sus objetivos comerciales?

La mayoría de los asistentes, tienden a dar respuestas vagas, tales como su deseo de generar tráfico, construir una comunidad o mejorar la notoriedad de la marca. 


Estas son metas admirables. Sin embargo, mi siguiente pregunta, lleva otra dirección. ¿De qué manera estos objetivos ayudarán a su negocio y de tal manera que sean medibles? La importancia de esta pregunta es obvia. La mayoría de los dueños de negocios y nuevas empresas o pymes intuitivamente entienden que:



No se puede mejorar lo que no se puede medir

En el mundo virtual, cada pequeño cambio, modificación o permuta puede ser rastreado y generar gradualmente (y en ocasiones de forma exponencial) mejores resultados.

Sin embargo, los propietarios de pequeñas empresas se distraen con las infinitas posibilidades creativas del marketing online sin establecer en primer lugar por qué quieren hacerlo.



La primera regla del Marketing por Internet: Establezca objetivos que se puedan medir (e ignore el resto)

En lo que a mi respecta, sólo hay tres buenas razones para utilizar sus ingresos duramente ganados, en el marketing online:

·                       Notoriedad de marca

·                       Adquisición de datos

·                       Generar Ventas (nuevos clientes)


Si usted es propietario de un pequeño negocio o esta iniciándolo, el tercer objetivo es a menudo el más persuasivo. Pero, el segundo objetivo es igualmente importante. Si te centras en él, tanto el tercero como el primero deben ocurrir como un resultado natural.



¿Cuál es la moraleja? Hay que crear un embudo medible.

Para esto se deben establecer parámetros mensurables más o menos de esta manera:



Establezca sus metas

Pregúntese a si mismo, ¿qué es lo que quiere lograr y que se pueda medir? Olvídese de lo abstracto y céntrese en objetivos que se puedan poner en una hoja de cálculo y seguimiento.



Determine cómo va a medir estos objetivos

¿Medirá su éxito por el número de visitantes que atrae a su sitio web? ¿El número de registros que se generen? ¿El número de ventas a conseguir? ¿O todo esto junto?



Utilice herramientas de investigación para ayudarle a medir su éxito

Empiece por utilizar los datos con los que ya se puedan realizar seguimientos mediante la funcionalidad incorporada de su sitio web (o cualquier herramienta en línea con la que esté trabajando). Si desea medir el tráfico y las conversiones en un sitio web, la solución más simple es Google Analytics. Es gratuito y consiste simplemente en añadir una línea de código a su sitio web. Si usted está promoviendo una aplicación disponible a través de un mercado en línea, cree una hoja de cálculo para el seguimiento del progreso. Incluso las páginas de Facebook ofrecen a sus propietarios un panel de control.



Actúe con diligencia y prolijidad

Sus esfuerzos para realizar un seguimiento del marketing por Internet deben ser manejables (es decir, no abrumadores). La mayoría de las herramientas diseñadas para el seguimiento del progreso en línea se pueden configurar para proporcionar alertas. Sin embargo, resulta más fácil (en mi caso por lo menos) registrar de manera fija, una o dos horas a la semana para trabajar con las diferentes herramientas de control y seguimiento de las campañas.


VER ARTICULO ORIGINAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido esta entrada?