11 de noviembre de 2011

Recuperar carritos abandonados en tu Ecommerce ~ ¿Es necesario?

Muchas de las tiendas con las que he tratado me comentan que tienen un elevado número de artículos añadidos al carrito durante el proceso de compra, pero que finalmente las conversiones son bastante bajas. El abandono de carrito es un fenómeno completamente normal en las tiendas online, y su porcentaje en media suele estar entre el 80% y el 90%.
Lo que es un poco más preocupante es el hecho de que son pocas las tiendas que siguen algún tipo de estrategia a la hora de tratar de recuperar los carritos abandonados. Según los datos de un estudio de RedEye y Econsultancy, el 68% de los negocios que podrían tomar medidas al respecto no lo hace. Este dato es realmente sorprendente si tenemos en cuenta el elevado ratio de conversión que, por ejemplo, tienen los correos electrónicos enviados para tratar de recuperar carritos abandonados, así como los beneficios generados por cada correo.


Lograr que un potencial comprador acceda a nuestra tienda es algo muy costoso. Conseguir que se quede a explorar nuestro catálogo y que llegue a incorporar artículos a su cesta de la compra, lo es más aún. En realidad, un carrito abandonado representa un “casi cliente”. Una persona que ha invertido su tiempo en analizar nuestros productos y decidirse por uno o más entre ellos, descartando además nuestra competencia. Es casi una venta. La pregunta es, ¿Cómo vamos a dejar pasar esa oportunidad tan clara de ingresar dinero?

Un cliente puede dejarnos colgados por múltiples motivos: porque los gastos de envío le parecen muy altos; porque ha terminando comparando precios con otra tienda y somos más caros; porque se lo ha pensado mejor y prefiere ahorrar ese dinero; porque al ir a pagar, no hay stock del artículo que quería; porque nuestro checkout es, sencillamente, un infierno; porque de repente descubre que la tarjeta con la que quiere pagar la ha olvidado en casa; porque está en el trabajo o conectado a una red no segura y prefiere realizar la compra desde casa (y luego se le olvida), y así, un sinfín de posibilidades
.



Si finalmente nos decidimos a implementar algún tipo de sistema para tratar de recuperar los clientes que han estado a punto de comprar, existen múltiples variables que podemos tener en cuenta a la hora de hacerlo lo mejor posible. Cómo gestionar el tiempo a la hora de enviar los recordatorios, cómo tratar a los clientes no registrados, cómo manejar el tema de las ofertas para animar a la compra, o cómo ayudarnos de las recomendaciones para aumentar las posibilidades de cerrar una venta, son sólo algunos ejemplos de ello. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido esta entrada?