2 de marzo de 2013

Loguearse en cada tienda online, una tarea que hastía a los compradores.


Si las redes han permitido que la búsqueda de muchos artículos fuera algo cada vez más sencillo, también está haciendo que la compra se esté convirtiendo, para muchos consumidores, en algo cada vez más frustrante. La necesidad de tener que contar con códigos de usuario e identificadores para cada tienda o comercio online, está haciendo que el hastío crezca entre los compradores online, que cada vez más exigen una solución.



Para las tiendas online, solicitar a los consumidores que visitan sus páginas web que se identifiquen, puede implicar una mayor personalización y potencialmente resultar en una mayor compra. Pero para los compradores, la necesidad de memorizar un número cada vez mayor de códigos de acceso e identificadores para un número creciente de páginas, les está alejando de la experiencia de compra, a pesar de que muchos de ellos estén muy satisfechos de la personalización que ello supone.



Nuance, uno de los proveedores principales de soluciones biométricas, nos facilitaba unas interesantes estadísticas sobre el número de passwords y códigos de acceso que un usuario estándar necesita memorizar. El 89% de los usuarios cuentan con al menos 10 o más passwords, el 34% cuentan con 20 o más y, finalmente, un 15% de usuarios disponen de 40 o más accesos.



Según un estudio de la empresa Janrain, el 92% de los compradores han abandonado un website en lugar de recuperar la información perdida. Y 4 de cada 5 usuarios utilizan datos erróneos a la hora de registrarse



La industria está trabajando en dos principales direcciones para resolver este cansancio, facilitar al consumidor el acceso rápido y sencillo a páginas y servicios, y eliminar el alto número de errores y olvidos.



Una de estas soluciones es el reconocimiento biométrico de la huella de voz. Cada usuario cuenta con una huella de voz única, más personal que las huellas digitales. Gracias al reconocimiento de la voz, el usuario no necesita recordar ningún código y no debe preocuparse ante errores de escritura u olvidos.



La otra solución disponible es el llamado “login social”, que permite a los compradores acceder a páginas y servicios utilizando los login de Facebook, Twitter u otras plataformas, antes que verse obligados a abrir nuevas cuentas y facilitar más datos. Sin embargo, el uso de esta solución conlleva la pérdida del control de los datos, quedando completamente en manos de la red social.


Fuente: PuroMarketing

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido esta entrada?